Fundado por

Ramiro de Iturralde

ad verbum

ad verbum


La crisis de los niños hipermimizados no se resolverá hasta que no se reordenen los principios orientados a su desarrollo y santificación. Sin Dios, la comunidad y la familia, el niño se queda desamparado en el suelo, sin medios ni voluntad para levantarse.

 

Ramiro de Iturralde

Por John Horvat
Seleccionado por Ramiro de Iturralde

Siempre ha habido padres que se ahorran la vara y miman al niño. Sin embargo, los padres hiperprotectores de hoy han desechado la vara de cualquier castigo y han llevado los mimos de los niños a nuevos niveles peligrosos.

El diario español El Mundo publicó un artículo sobre los efectos desastrosos de esta educación en los niños. La autora, Berta G. De Vega, muestra cómo los niños son más que mimados. No quieren hacer nada. Pueden ser suaves y tiernos, pero son indecisos y no muestran ningún carácter.

Las banderas rojas deben encenderse cuando los niños se niegan a realizar funciones básicas. Eva Millet, autora de Hiperpaternidad, asegura que ya hay niños que no se levantan cuando caen. Están al acecho hasta que una mano siempre atenta los levanta.

Crisis de los niños: súper mimados y padres hiperactivos

Los niños híper mimados no aparecen por ningún lado. Son producto de padres despistados e hiperactivos, que confunden el afecto con la prevención de todo sufrimiento. Muchos padres fueron producto de hogares rotos y miman a sus hijos para que no sufran como ellos.

Los maestros se sorprenden cuando ven a los padres llevando las mochilas de sus hijos a la puerta de la escuela. Otros padres harán la tarea de sus hijos para salvarlos del esfuerzo y la posibilidad de fracasar.

El padre del helicóptero ahora parece recurrir a drones para monitorear los actos más pequeños de la vida de sus hijos. Ellos disputarán los resultados de las pruebas o pelearán con los árbitros durante los juegos. Están dispuestos a sufrir todo para que sus hijos no sufran.

Las tres grandes falsedades

Esta crianza resulta de una pedagogía que privilegia la fantasía y la emoción sobre el papel de la lógica y la formación de la voluntad. Estas ideas equivocadas se han arraigado en la educación y la cultura.

El libro, El mimo de la mente estadounidense: cómo las buenas intenciones y las malas ideas están preparando una generación para el fracaso, explica la generación Z y cómo sus hijos están en el camino del desastre.

Los autores Jonathan Haidt y Greg Lukianoff afirman que las generaciones actuales han aprendido tres «grandes mentiras» de los padres, los maestros y la sociedad. Estas falsedades son «eres frágil», «confía en tus sentimientos» y «la vida es una batalla entre gente buena y mala». Para resumir los tres, las personas malas hacen que los demás se sientan inseguros y frágiles.

El resultado es lo que el Dr. Haidt y el Sr. Lukianoff denuncian como la “fetichización de la seguridad” y la supresión de todo sufrimiento, incluso el malestar.

Lejos de hacer que los niños se sientan seguros y protegidos, los perjudica emocional y mentalmente. Conduce a un aumento alarmante de las tasas de suicidio, estrés y depresión de los jóvenes.

Escuelas donde nadie se equivoca

El establecimiento educativo también debe compartir la culpa de los mimos. Demasiados programas experimentales en el aula promueven resultados igualitarios donde todos reciben un premio. Otros enseñan el relativismo, que no existe una única respuesta correcta. Se desaconsejan los premios de honores y logros. Los defectos se despersonalizan y se atribuyen a las estructuras sociales opresivas.

Las agendas sociales tienen una extraña manera de abrirse camino en las aulas. La última moda es encontrar racismo sistémico en todas las materias, incluso en matemáticas. El resultado nunca es un mejor aprendizaje, sino menos esfuerzo y una mayor aplicación de las tres grandes falsedades.

Personaje 101

El artículo de El Mundo señala que los sistemas escolares de todo el mundo están alarmados por esta generación blanda que no está segura de sí misma e incapaz de enfrentarse a la realidad. Algunos proponen la «educación del carácter» como solución.

Sin embargo, es una típica solución burocrática a un problema moral. No considera que estos educadores preocupados tengan que luchar contra un sistema arraigado que durante mucho tiempo ha desanimado el carácter. Las escuelas que inculcan en los estudiantes cierto sentido de disciplina y ética laboral suelen ser atacadas por los medios liberales por ser demasiado rígidas y opresivas.

En el páramo relativista de la educación posmoderna, todo el mundo tiene miedo de afirmar cualquier valor como definitivo y absoluto. Si se introduce la educación del carácter, habrá que definir algunos valores. Habrá necesariamente perdedores y ganadores tan odiados por los educadores progresistas. La educación del carácter probablemente terminará siendo un programa más para sentirse bien que favorece una agenda liberal.

La necesidad de familias fuertes

El carácter no se puede enseñar como las matemáticas o la geometría. Implica ser valiente al hacer lo correcto y evitar lo incorrecto. Presupone valores que deben enseñarse temprano en la vida, especialmente dentro de la familia. Los jóvenes también necesitan modelos a seguir dentro de la familia y la comunidad para transmitir estos valores y hacerlos accesibles y comprensibles.

La verdadera forma de superar la crisis de los niños hiper mimados es formar familias fuertes (y grandes). Los niños hoy en día no tienen carácter porque muchas familias están rotas y no pueden brindarles apoyo. Los lazos de la comunidad están tan destrozados que los niños ven que el carácter ya no se valora.

La necesidad de una institución moral: crisis de los niños

Sin embargo, una de las instituciones más importantes para la formación del carácter es la Iglesia. Dado que el carácter se ocupa de una actitud frente al bien y al mal, se requiere una institución que pueda definir la moralidad de los actos humanos. La mejor manera de inculcar el carácter es a través de la Iglesia que enseña y defiende una ley moral y proporciona los sacramentos y otros canales de gracia que fortalecen a las personas en su determinación de obedecer esta ley dada por Dios.

La Iglesia también proporciona a los fieles la mayor motivación para desarrollar el carácter, ya que es una manifestación del amor de Dios. Con Dios todo es posible.

En efecto, la crisis de los niños hipermimizados no se resolverá hasta que no se reordenen los principios orientados a su desarrollo y santificación. Sin Dios, la comunidad y la familia, el niño se queda desamparado en el suelo, sin medios ni voluntad para levantarse.