Fundado por

Ramiro de Iturralde

ad verbum

ad verbum

Bill Ackman ha apostado de nuevo por que las empresas tendrán dificultades para pagar sus deudas, sólo ocho meses después de haber conseguido unos beneficios de 2.600 millones de dólares con una apuesta similar al principio de la pandemia del coronavirus.

Ramiro de Iturralde

Por Ortencia Aliaj
Para Financial Times
Seleccionado por Ramiro de Iturralde

Pershing Square hizo su nueva apuesta contra el crédito corporativo el mismo día en que Pfizer y BioNTech publicaron resultados positivos de los ensayos de su vacuna contra el Covid-19.

El gestor de hedge funds Bill Ackman ha apostado de nuevo por que las empresas tendrán dificultades para pagar sus deudas, sólo ocho meses después de haber conseguido unos beneficios de 2.600 millones de dólares con una apuesta similar al principio de la pandemia del coronavirus. El fundador de Pershing Square declaró a los asistentes a la conferencia de Dealmakers de Financial Times que los mercados se habían vuelto de nuevo demasiado complacientes con el coronavirus. A principios de esta semana hizo una nueva operación de compra de seguros contra impagos de empresas.

La magnitud de esta operación es casi un 30% de la que realizó a finales de febrero, la cual consistió en una compra de una serie de pólizas de seguros relacionadas con una deuda corporativa de 71.000 millones de dólares.

El motivo de la adquisición fue que Ackman pensaba que los Gobiernos se verían obligados a cerrar grandes segmentos de sus economías para frenar la propagación del coronavirus, lo que provocaría graves problemas a muchas empresas endeudadas. Cuando sucedió esto, el valor de sus seguros se disparó y Pershing Square salió del mercado a mediados de marzo, embolsándose 2.600 millones de dólares en beneficios. La empresa pagó tan sólo 27 millones de dólares por los seguros.

La compañía invirtió las ganancias en acciones de empresas en las que ya tenía participaciones y en acciones de empresas nuevas con el fin de beneficiarse de un repunte de las bolsas. La acción de Pershing ha subido un 44% en lo que va de año, tras haber bajado un 7% antes de su apuesta en febrero.

En la conferencia, Bill Ackman también declaró que sigue siendo optimista acerca de la economía a largo plazo y que es probable que se produzca una sólida recuperación, pero advirtió que los próximos meses serán un periodo difícil.

Pershing Square hizo su nueva apuesta contra el crédito corporativo el mismo día en que Pfizer y BioNTech publicaron resultados positivos de los ensayos de su vacuna contra el Covid-19, lo que provocó que las bolsas se disparasen. Pero Ackman declaró que en realidad la noticia podría tener efectos perjudiciales, porque la gente podría relajarse y restar importancia a la amenaza que supone el virus.